site_img/squelette/header/004_Gstudio.png  

 

 
Mapa Web  
CONTACTAR

02 / 09 / 2014

estás en ACTUALIDAD >>

 

 

TOP 5 :

lo más leído
15 de enero de 2007 :
ABUSOS SEXUALES DE CURAS Y MISIONEROS. Pepe Rodríguez, escritor
15753 visitas

10 de enero de 2007 :
LA BODA PROHIBIDA DEL CURA
14716 visitas

20 de octubre de 2006 :
59 Tolerancia
10726 visitas

15 de enero de 2007 :
JESÚS, REBELDE
9111 visitas

23 de noviembre de 2006 :
Sobre la decisión del Papa de mantener el celibato obligatorio
8248 visitas

 

Las debilidades de un pontificado. Darío Menor (Roma)

« septiembre de 2014 »
L M M J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 1 2 3 4 5
 

 


Esta página es vista una media de:
2076 veces al día

Las debilidades de un pontificado. Darío Menor (Roma)

Vaticanistas analizan el ’semestre horribilis’ de Benedicto XVI - Publicado el 03.07.2009

 

Miércoles 8 de julio de 2009.
 
 

El primer semestre de 2009 ha sido el período más difícil en los cuatro años de pontificado de Benedicto XVI. La rehabilitación de los obispos seguidores de Lefebvre, las declaraciones sobre el uso del preservativo en África o sus discursos en Tierra Santa han protagonizado las polémicas en las que el Vaticano se ha visto inmerso en estos últimos meses.

En su empeño por ser una voz comprometida en la Iglesia y analizar con equidad los acontecimientos internos y externos que marcan su paso, Vida Nueva ha querido conocer la opinión de los más importantes vaticanistas sobre este complicado semestre.

“Está siendo verdaderamente un año difícil“. Gian Franco Svidercoschi, quien fuera subdirector del L’Osservatore Romano en tiempos de Juan Pablo II y célebre biógrafo suyo, reconoce, como varios de sus colegas, que el problema principal de la Iglesia, “y en particular de la Santa Sede”, es de comunicación. Valentina Alazraki, corresponsal de Televisa en el Vaticano desde 1974, señala las “diferencias” entre Benedicto XVI y su predecesor en sus relaciones con los medios de comunicación: “Juan Pablo II sabía cómo comunicar.

Sus convicciones morales o doctrinales eran exactamente las mismas de Benedicto XVI, que no por nada fue su más estrecho y fiel colaborador en un dicasterio clave como el de Doctrina de la Fe, pero las expresaba de una forma diferente. Aun cuando decía verdades incómodas e impopulares, sabía cómo hacerlas aceptar. Juan Pablo II tenía medida a la prensa”.

Andrea Tornielli, vaticanista del diario Il Giornale, exime al portavoz vaticano, Federico Lombardi de responsabilidad en las polémicas surgidas recientemente: “Quien comunica es sólo el último terminal de quien traslada (o no) las decisiones de la Secretaría de Estado”. En su opinión, existe “indudablemente un problema de gobierno en la Curia romana”, sobre todo en el dicasterio dirigido por el cardenal Bertone.

Luigi Accattoli, durante años vaticanista del Corriere della Sera, considera que estamos ante un Papa “solista”, cuya Curia no es “aquella especie de corte que tenían los pontífices precedentes, la cual condicionaba y obstaculizaba, pero también ayudaba a prever, predisponer y acompañar los actos papales”.

Observado con lupa

Las situaciones de crisis de los últimos meses han encontrado un enorme eco en los medios de comunicación, muchos de los cuales parecen juzgar a Benedicto XVI con mayor severidad que a su predecesor. Paloma Gómez Borrero, primera mujer corresponsal de TVE y hoy vaticanista de COPE, atribuye esto último a un “mayor grado de laicismo y nihilismo” de la sociedad de hoy: “Al actual Pontífice se le juzga con más dureza que a su antecesor. Molesta que sea un Papa teólogo que quiere poner las cosas en su lugar. Es, además, una persona que no ofrece anécdotas, sino doctrina y teología pura“. Gómez Borrero ofrece una recomendación para evitar que se repitan casos como los vividos en los últimos seis meses: “En la Iglesia no se pueden esconder los asuntos. Se ha de ir con la frente muy alta, reconociendo las equivocaciones que se han producido”.

Ser vaticanista

El reportaje se completa con una reflexión del corresponsal de Vida Nueva en Roma, Antonio Pelayo, en torno a lo que significa hoy ser periodista en el Vaticano. Pelayo cree que “una excelente forma de amar a la Iglesia es criticar sus defectos, sus carencias, sus contradicciones, sus infidelidades. Hay que saber hacerlo siempre sin acritud ni amargura“.

 

 

 

 Las debilidades de un pontificado. Darío Menor (Roma)

 
Untitled Document
 
Portal realizado con SPIP - Licencia GPL